<Actualidad>

Actualidad42 Madrid

Trabajos del futuro para mujeres del presente: concluye la Semana de la Mujer en 42 Madrid

Cuando María recibió el correo de aceptación en 42 Madrid hizo las maletas ipso facto. Con 18 años, era su primera experiencia fuera de casa. Tardó tres semanas en encontrar piso mientras se alojaba con un familiar. Fueron dos las maletas que trajo desde su Jaén natal. Decidida, apostó por continuar su formación en el campus de programación de Fundación Telefónica en lugar de acudir a la universidad o FP. Una experiencia llena de incertidumbre que continuaba al éxito de haber superado el exigente periodo de la piscina. Desde entonces, procura sacar el máximo rendimiento de las actividades paralelas que se programan en 42 Madrid. En este caso, la Semana de la Mujer.

Semana de la Mujer en 42 Madrid
La humanidad posee dos alas: una es la mujer, la otra es el hombre. Hasta que las dos alas no estén igualmente desarrolladas la humanidad no podrá volar. Necesitamos una nueva humanidad, necesitamos volarButros Butros-Ghali, ex Secretario General de Naciones Unidas

Una mesa redonda titulada ‘Mujeres TOP en entornos digitales: desafíos de género en España’ sirvió para inaugurar una intensa semana en el campus colmada de conferencias, talleres y, sobre todo, mucho debate. María y el resto de los estudiantes de 42 Madrid han podido escuchar y dialogar con algunas de las líderes de áreas digitales y tecnológicas de Telefónica en un marco reivindicativo del papel de la mujer en el sector STEM. Precedida de una bienvenida general de Lydia Loste, directora de comunicación de Fundación Telefónica, la cita de Butros-Ghali abrió el evento de inauguración de la Semana de la Mujer. Laura Castela, directora del campus, asumió también los galones de moderadora de la mesa redonda. Las protagonistas: Julia Perea, directora de Seguridad Digital de Telefónica España; Elena Gil, directora Global Big Data y CEO de LUCA; Carolina Bouvard, directora Aseguramiento Canal Telefónico; Cristina Burzako, directora de Comunicación y Marca de Telefónica España y Yaiza Rubio, responsable del equipo de Network Tokenization CDCO de Telefónica. Ante esta oportunidad, María tenía claro que su tiempo delante del ordenador iba a menguar esta semana: “es un tema en el que estoy muy implicada, pero no quería que afectase a mis proyectos en la academia. Por ello, me había puesto unas metas de entregas antes del lunes». Lo consiguió.

Afirmar que la inclusión de la mujer en el sector tecnológico es una asignatura pendiente es una declaración basada en datos. Por ejemplo, menos del 30% de la investigación científica en todo el mundo lleva nombre de mujer, según la UNESCO. Por otro lado, aunque ya son más niñas que niños las que asisten a la escuela, por lo general no son las más numerosas en disciplinas vinculadas con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas. Para el mismo organismo, «los prejuicios, las normas sociales y las expectativas limitan la calidad de la educación y de las asignaturas que estudian muchas niñas y mujeres». En este sentido, Cristina Burzako declaró en el evento de inauguración que “todo viene de los sesgos que tenemos y de la autoexigencia excesiva de la propia mujer, que muchas piensa que no está suficientemente preparada, cuando no es cierto”.

María, a la que todo el mundo conoce en el campus como Zome, es la primera chica empezando por la derecha de la foto que abría nuestro post de la semana pasada. Todavía no tiene los conocimiento suficientes para decantarse por un área digital en concreto, pero está abierta a experimentar mientras traza su camino por 42 Madrid. Para su fortuna, durante esta semana no se ha perdido ninguno de los eventos, abordando tecnologías como IoT, Big Data, IA, UX o Blockchain, pero también el emprendimiento, las metodologías Agiles o la ascendente importancia de la geolocalización. En todos los casos, las mujeres han sido las protagonistas absolutas encima del escenario o guiando los talleres, pero la participación, sobra decir, no ha entendido de géneros. Una iniciativa global encaminada a mostrar el potencial de la mujer en empleos tecnológicos y fomentar su inclusión laboral en el ámbito digital.

«Los perfiles híbridos son necesarios en cualquier ámbito y más en la tecnología, donde precisamente están las oportunidades actuales. Y es importante destacar que, independientemente de si eres mujer u hombre, en el caso de la creación de algoritmos, por ejemplo, lo que importa es la sensibilidad del profesional», Elena Gil

“Fue una charla muy instructiva, ágil y amena, donde nos presentaron un proyecto tremendamente interesante en el que las mujeres asumen casi todas las tareas”, afirma María sobre la ponencia de Lula Ballarino, CDO de Fundación Telefónica, quien se rodeó de Toni, Carmen, Loli, Carolina y Lía, todas ellas compañeras de la organización y que pudieron compartir con los estudiantes sus experiencias profesionales desde distintas formaciones académicas. ‘Titulada ‘Trabajos del futuro para mujeres del presente’, se complementó con el mensaje más extendido en las actividades de la semana: se necesitan personas con competencias digitales. Y más mujeres. Según recoge el informe Women on Digital Age publicado por la Comisión Europea, la participación de las mujeres en el mercado laboral digital podría suponer un incremento de la productividad de las empresas y, por tanto, de la economía de cualquier país. La desigualdad en este mercado, al igual que en cualquier otro, tiene graves consecuencias económicas. Los equipos creados por ambos sexos resultan, según diversos estudios, mucho más innovadores. La presencia femenina en las empresas facilita la creación de estrategias de mercado más afines y adaptadas al conjunto de la sociedad, lo que garantiza que las mujeres también se sientan identificadas.

María prosigue ahora con sus proyectos en 42 Madrid sin saber por qué rama decidirá probar, pero ha reafirmado que existen muchos referentes femeninos en el sector digital. Inspirarse en ellos y darlos a conocer en cualquier ámbito educativo es esencial para crecer en igualdad.

 

Por Eduardo Santanta