Filosofía 42

QUÉ ES 42 MADRID

We love </code>

42 es mucho más que una escuela de programación. Es una filosofía, una revolución que vienen a romper con todos los paradigmas de la educación. En 42 los estudiantes son los protagonistas de su propio aprendizaje.

¿Y que se aprende en 42? se aprende a aprender. Gracias al autoaprendizaje (no hay docentes) y a los compañeros (aprendizaje entre pares). Su metodología gamificada permite a los estudiantes ir pasando niveles y adquiriendo las competencias técnicas y transversales que están demandando las empresas.

No solo se aprende programación, ciberseguridad, diseño, blockchain, etc, sino también comunicación, liderazgo, tolerancia a la frustración, trabajo en equipo...

Inscríbete ahora

100%
gratuito
a tu ritmo
presencial
gamificado

sin
profersores

peertopeer

abierto
24/7

PEER-TO-PEER

La clave de 42 es el aprendizaje entre pares. Proyectos en grupo, evaluaciones entre compañeros y todo sin competitividad. “Juntos se llega más lejos. Solos es imposible”.


GAMIFICACIÓN POR NIVELES

Cuando se aprende jugando, se aprende mejor. Aprendizaje por niveles, retos, rankings, puntos de experiencia… superar tus propias barreras es parte del juego.


APRENDER A APRENDER

El mundo cambia muy rápido. El 65% de los estudiantes de hoy trabajaran en profesiones que aún no existen. Aprender a aprender te permitirá adaptarte a los cambios rápidamente y adquirir competencias para auto-aprender lo que necesites.


AUTOGESTIÓN DEL TIEMPO

42 pone a la persona en el centro de su aprendizaje. Por esta razón, la academia está abierta 24/7. En 42 hay plazos pero la gestión del tiempo depende 100% de cada persona.


UPDATE DE CONTENIDOS

El mundo de la tecnología se actualiza constantemente por lo que los contenidos de 42 también. Gracias a 42 Network y a su comunidad, todos los campus aportan las actualizaciones que el sector digital demanda.


EXPERIENCIAS LABORALES

Como parte del proceso de aprendizaje están las experiencias en empresas que están deseando conocer al talento de 42. Eso sí, conseguir esa experiencia empresarial dependerá de la actitud, las ganas y los conocimientos de los estudiantes.