<Actualidad>

Actualidad42 Madrid

En 42 Madrid #SeguimosConectados

Cuando 42 Madrid se presentó en sociedad en junio de 2019, se dejó claro que era un campus 100% presencial, pero también que iba a estar siempre a la vanguardia en contenidos y metodología. Situaciones excepcionales requieren medidas innovadoras y creativas y eso es lo que ha sucedido en 42 Madrid desde el cierre temporal del campus físico, ubicado en Distrito Telefónica.

En 42 Madrid Seguimos Conectados

A la enseñanza presencial la mayoría está más que habituada. Es la de siempre, la tradicional. Se acude a un lugar físico y se está sentado escuchando la clase de un docente que puede ser más dinámica o estática, dependiendo del formador. En definitiva, ir a clase es la base sobre la que se fundamenta el sistema educativo tradicional. Luego, llegó el momento en el que la educación se repensó para poder ofrecer la posibilidad de ser a distancia, sin ir a clase. Si la educación a distancia fue la evolución de la formación tradicional, la virtual lo es de la formación a distancia. La educación virtual es la que más se asemeja a la a distancia, pero le añade el ingrediente del uso de las nuevas tecnologías que permite internet. A través de plataformas virtuales, los centros docentes proporcionan a los estudiantes no solo el material didáctico para que se sigan formando, sino que también generan espacios abiertos donde la comunidad pueda seguir trabajando en colectividad, reforzando conocimientos y estrechando lazos mediante actividades compartidas. Así siempre ha sido 42 Madrid y así sigue siendo. Si antes del confinamiento fusionaba lo mejor de la educación presencial junto a la virtual, ahora hemos adaptado la primera a la segunda.

La tecnología crece a pasos agigantados y cada día que pasa llevamos los límites de lo posible un poco más allá. La velocidad del cambio impresiona y se ha visto acelerada por las necesidades generadas por el confinamiento general. La transición digital ha pasado a ser una necesidad y, en 42 Madrid, trasladamos desde el día después del cierre del campus físico de 42 Madrid todo el poder y la trascendencia que la presencialidad ofrece. Todo para que la comunidad 42 siguiera conectada.

Formación en soft y hard skills, nadie se queda atrás

Hemos permitido que los estudiantes puedan acceder a los contenidos en remoto para que puedan seguir programando y trabajando en sus proyectos desde casa. La programación es como un segundo lenguaje en la era digital y, como con el inglés o el francés, requiere de práctica continuada. Un parón no era asumible. Ser autodidacta puede resultar muy duro, pero a todos los estudiantes de 42 Madrid se les dice desde el primer día que han venido a “aprender a aprender”. También se les deja claro que si tienen alguna duda “pregunten a sus compañeros y, si no, a su buscador favorito”. Internet es enorme y hay infinitos recursos gratuitos para aprender a programar. Algunos buenos, otros malos. Hay que saber dónde buscar para poder resolver problemas. Además, sin tener conocimientos previos, la dificultad se puede multiplicar. En este sentido, el staff de 42 Madrid no ha dejado de estar presente en remoto para asesorar y atender a todas aquellas personas que lo necesitaran, aunque, haciendo honor a la verdad, el trabajo colaborativo en las herramientas de comunicación que tienen a su disposición no ha bajado de volumen. Ellos solos han sabido administrarse bien con los recursos facilitados. El hablar en el campus ha cambiado por chatear en casa. El campus físico está cerrado, pero los estudiantes no se han ido de vacaciones. Si un programador experimentado necesita de ayuda externa, preguntar, moverse por la red y devanarse los sesos, no puede resultar sencillo que un estudiante sin experiencia pueda conseguirlo sin trabajar en equipo.

La novela Guía del autoestopista galáctico, de donde saca 42 Madrid su nombre, recomienda que no hay que aventurarse a tal viaje sin una toalla. Una toalla puede servirte para:

  • Abrigarte
  • Tumbarte encima
  • Cubrir tu cabeza en caso de emanaciones tóxicas
  • Esconderte
  • Como arma (una vez mojada)
  • Como sábana
  • Como señal de aviso
  • Y también para secarte, si no la has ensuciado demasiado.

Todos los lunes y jueves los estudiantes afrontan retos de programación distintos que tocan muchas de las áreas de formación y lenguajes que ofrece 42 Madrid. Algunos individuales, otros en grupo. Con la premisa de que están viajando por la galaxia, cada desafío se relaciona con un cuerpo celeste distinto a modo de nueva etapa. La única recomendación que se les da es que no se olviden de su toalla. Hasta el momento, han visitado la nube de partículas de polvo Ojo de Sauron, el asteroide FreddieMercury 17473 o el ficticio planeta Mongo, de los cómics de Flash Gordon. ¿Quieres saber si eres lo suficientemente freak para saber si serías un buen autoestopista galáctico?

Aunque 42 Madrid ha ido a la vanguardia en cuanto actividades formativas y de dinamización, el resto de los campus de la 42 Network también ha creado contenidos que han servido para nutrir de recursos a los nueve mil estudiantes que tiene 42 alrededor del mundo. Bootcamps abiertos de IA o de varios lenguajes de programación que se suman al primer concurso global de la red, el #42CodinGameContest. Siete días para programar la mejor Inteligencia Artificial, con más de 25 lenguajes a su disposición para crear un bot autónomo que sea capaz de vencer en un torneo mundial de quidditch, el deporte popularizado por la saga Harry Potter.

Los beneficios de estudiar desde casa pueden parecer numerosos: gestión de horarios, ahorro de tiempo y costes en traslados, concentrarse en el mejor momento del día para cada persona o tomar un descanso cuando se necesite. Ser productivo en esta situación tan novedosa para la mayoría significa centrarse en las cosas correctas e ignorar las distracciones, aunque alcanzar un alto grado de productividad entre aquellas personas que nunca han estudiado desde casa puede resultar complicado si no cuentan con la preparación previa o las herramientas adecuadas. Para evitar que nadie se quede atrás, las recomendaciones y consejos del staff de 42 Madrid se han venido sucediendo de manera diaria al mismo tiempo que el equipo técnico ha ido facilitando soluciones virtuales para que no se produzca desigualdad de oportunidades. Y webinars, muchos webinars, pero de esto hablaremos en otra ocasión.

«Dibuja con cuidado la circunferencia. Ahora acaríciala. Suavemente… despacio… Ahora para. No queremos que se convierta en un círculo vicioso.» Relato de un estudiante de 42 Madrid

Como añadido, la comunicación online interna siempre ha sido muy intensa en 42 Madrid, pero en este período se ha visto reforzada tanto para mantener a la comunidad conectada como para estimular su creatividad y desarrollar otras habilidades. Se construyen acertijos de lógica, matemáticos o de creatividad para que los estudiantes se ven obligados a pensar fuera de la caja, habiendo alguno de ellos que sobrepasa el centenar de intervenciones. Por otro lado, se han convocado sendos concursos de relatos y de cortos de temática libre y con una única condición: que en el primero no sobrepasaran las 42 palabras y, en el segundo, los 42 segundos. Mientras que la participación ha sido muy positiva, lo cierto es que el nivel medio de las obras no alcanza como para que sean compartidas públicamente. Están proyectados otros concursos de manera inminente para que puedan seguir conectados y compartir todo lo que no pueden compartir en el campus durante estos días. El éxito de la metodología de 42 Madrid otorga un gran peso al protagonismo de los propios beneficiarios, los estudiantes. Estos no han fallado.

por Eduardo Santana