<Actualidad>

Actualidad42 Madrid

42 Madrid: un modelo educativo que rompe moldes, por Elena Arranz

Elena, además de becaria del área de IT de Telefónica, es una de las visitantes más especiales que han pasado por el campus de 42 Madrid desde su apertura. Como también es bloguera y community manager, ha sido imposible no pedirle que compartiera su experiencia en la academia como mejor sabe hacer, escribiendo.

Elena Arranz 42 Madrid

El talento, la iniciativa y la capacidad de innovar son cualidades fundamentales que necesitarán tener los grandes profesionales del mañana y que las empresas valorarán por encima de otras cosas. Muchos de los empleos actuales se destruirán en unos años, y nacerán nuevas profesiones que ni siquiera existen aún. En este entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo en el que nos encontramos, juega un papel fundamental la educación y por eso es necesario replantearnos el concepto de escuela tal y como lo conocemos hasta ahora. Esta situación empieza a cambiar de una forma muy interesante, permíteme que te lo cuente, dándole un enfoque personal.

¿Te imaginas una escuela sin clases, sin profesores, sin límite de edad, abierta 24/7 y gratuita? Ya ha llegado a Madrid y se llama 42. Fundación Telefónica apuesta por este concepto pedagógico revolucionario, tras haber rastreado las últimas tendencias educativas vinculadas a la nueva empleabilidad y que ha cosechado resultados del 100% de inserción laboral en varios países.

Este es un modelo educativo donde el alumno elige libremente su camino y en el que la colaboración entre ellos es una máxima. De hecho, el concepto ‘peer to peer’ (entre pares) es fundamental en el proceso de aprendizaje y siendo el eje de la propia metodología. No se puede avanzar en los niveles si no se trabaja de manera colaborativa ya que son los propios alumnos los que se evalúan unos a otros.

«Todo lo narrado hasta el momento, puede parecer un tanto futurista, sin embargo, la perspectiva cambia por completo cuando se tiene la oportunidad única de asistir a una visita guiada a sus instalaciones en donde se explicó aspectos tan llamativos como los mencionados anteriormente».
Las denominadas “piscinas” son las pruebas decisivas de acceso a 42. En esa fase de acceso los potenciales estudiantes realizan un total de 13 proyectos y estarán una media de 12-14 horas diarias en la escuela hasta completar el proceso de selección. El plan de estudios ofrece más de cien proyectos y actividades sobre programación y ciencias de la computación. Además, resulta curioso e interesante que este sistema se base en un árbol de 21 niveles que sus estudiantes deben superar como si de un videojuego se tratase.

Dicho evento, tuvo lugar el pasado día 6 de febrero y entre el grupo de compañeros/as de la dirección de IT que hicimos el sorprendente recorrido por 42 Madrid estaba yo, Elena, una mujer que desde bien pequeña he visto muy necesario que el mundo sea más flexible, tolerante e inclusivo. Quizá, estos tres aspectos son los que primero tuve que anotar en mi lista de prioridades personales hacia los demás y al mismo tiempo por los cuales he tenido que luchar para alcanzar mis logros. En mi caso cuento con una “amiga” inseparable desde que nací, su nombre es Parálisis Cerebral, y algunas de las personas que estáis leyendo este artículo pensareis no lo había escuchado nunca ¿Qué será eso?

Pues veréis, la parálisis cerebral describe un grupo de trastornos del desarrollo sensorial y motor, que causan una limitación de la actividad de la persona, atribuida a problemas en el desarrollo cerebral del feto o del niño, que puede afectar a la parte física y sensorial, existiendo casos en los que también altera el área intelectual. Todavía hoy, la Parálisis Cerebral es una discapacidad muy desconocida por la sociedad. Sin embargo, uniéndome a la magnífica filosofía de 42 Madrid, invito a todas aquellas personas que tengan curiosidad por saber más sobre esta discapacidad a que investigue, considerando que al igual que ocurre en el ámbito formativo, suele ser bastante más atractiva la parte práctica (conocer a una persona con parálisis cerebral), que la parte teórica (por ejemplo, buscar información en internet).

«Las personas que vivimos con esta discapacidad hemos crecido superando las numerosas limitaciones que nos encontramos desde que nos levantamos hasta que finalizamos nuestro día a día; lo que suele pasar desapercibido o es un automatismo para la gran mayoría, es un reto diario para nosotros. Comer, desplazarnos, estudiar o trabajar. No obstante, si algo he aprendido con el paso de los años es que todo requiere un gran esfuerzo, pero casi nada es imposible»
En mi caso particular, nadie me exigió que estudiara, pero yo quise hacerlo y con la inestimable ayuda de todo un grupo de profesionales que he tenido la suerte de encontrar a mi servicio y a mi familia, conseguí abrir un camino no previsto para personas con nuestra discapacidad y obtener la ESO y un módulo de FP. Lo mismo me ha sucedido en el mundo laboral. El poder realizar el aprendizaje a tu ritmo, el disponer de acceso a las nuevas tecnologías, contar con temarios que se ajustan a tus necesidades y disponer de la dedicación de un buen número de personas como ya comenté antes, para mí ha sido primordial. Por esta razón durante el transcurso de la visita en cierta manera me sentí identificada con el alcance de este proyecto.

También me percaté de que cubría un factor de vital importancia para nuestro colectivo, me refiero a la accesibilidad, espacios amplios y sin barreras arquitectónicas. Además, la estética de las distintas zonas me resultó bastante agradable.

Por otro lado, aquella tarde me permitió ver que existe este modelo educativo dispuesto a romper moldes ofreciendo nuevas oportunidades a través de una herramienta infinitamente poderosa, la motivación por la superación. Eso me llenó de satisfacción personal, puesto que observo una enorme carencia entre los más jóvenes en ese sentido. Mi enhorabuena más sincera tanto para el proyecto de 42 Madrid como para todo el equipo de profesionales que allí trabajan.

En definitiva, creo que todo está interrelacionado de alguna manera. Telefónica, es una compañía con corazón y personas con alma, que apuestan por iniciativas que favorezcan el potencial tanto profesional como humano de la sociedad en general. Quizá también por ello, yo que soy una mujer que está siempre en la búsqueda de oportunidades mejores con el fin de sentirme realizada tenía que vivir, aunque solo temporalmente esta inolvidable experiencia. Muchas gracias por creer en la diversidad humana.

Por Elena Arranz